Al fin, Eurie: disco de debut de Belako

Publicado en 15 marzo 2013 por

belako_eurie_front
NOTA
8,0

Belako

Eurie

Productor: Aitor Abio

Año: 2013

Lo dicho. Desde que les descubrí preparando el pasado BBKLive! estaba esperando esta noticia. Fue uno de los grupos que más me llamó la atención el año pasado, interés que ni siquiera el caos (ajeno) de su actuación en el festival bilbaino, al que se sobrepusieron con entereza impropia de su juventud, pudo mitigar. Con jolgorio me entero que Eurie, que así se llama el primer hijo del cuarteto vizcaíno, ya lleva unos días entre nosotros. Ahora ya podemos hacer las presentaciones correctamente, estos son Josu, Cris, Lander y Lore: Belako.

belako_promo1La rebautizada como Southern Sea (Beautiful World) fue la primera canción de Belako que pasó por mis orejas. A los doce segundos ya las tenía de punta. Hay ciertos sonidos que me ponen la sangre a correr, y eran totalmente reconocibles en ese tema. Pero claro, teniendo en cuenta que hay mucho revival y mucho amago que luego se queda en poco, necesitaba más. Aquello me sonó a temazo, pero tenía que afianzarlo. Buscando aquí y allá encontré que estos chavales habían ganado algún premio en Euskadi y que en Radio 3 habían alcanzado algún puesto notable como promesas en ciernes. Bien para el caché. En cuanto a la música tuve que empaparme de un buen montón de grabaciones tirando a cutres de actuaciones en pequeños clubs que circulaban por la red. Con sorpresa y satisfacción comprobé que lo que había más allá era mucho más crudo y mucho menos amable que lo que esa canción inicialmente prometía. Además la puesta en escena me dejó tiritando. No es que hagan nada especial ni fuera de lo común, pero lo de Cris soltando alaridos con el pelo cubriéndole cara y micro, superaba con creces la imagen de cualquier peli japonesa de niñas endemoniadas. Me resultó fascinante.

Luego vino aquel desastroso concierto en Bilbao, donde, cuando pudieron tocar sin interrupciones, demostraron que hice bien en quedarme en aquel escenario pequeño y arrinconado. Lo más chocante, ver esas cuatro caras sonrientes, insultantemente jóvenes, aparentemente despreocupadas, soltando aquellas tormentas de cuchillos sonoros como si tal cosa. Eurie me demuestra que todas las señales eran acertadas, ahora que puedo tener el material de Belako todo juntito, me jacto de no haberme equivocado cuando les puse una raya roja bajo el nombre.

Vamos a las inevitables etiquetas para centrar el tema. Belako bailan entre el post-punk siniestro, el rock alternativo “underground” propio de los 80 y 90, e incluso dosis de hardcore. Fórmulas conocidas y claras: guitarras muy afiladas y nada amistosas, baterías machaconas, bajos poderosos y gobernantes, sintetizadores ambientales, paisajes fríos, crudos, ásperos, pero con la inconfundible ración sonora de nostalgia y conflicto, bien sentimental o… mental (hay un puntito esquizofrénico en Eurie). En conjunto, un viaje que ayudará a la gente a centrarse si decimos que nos puede pasear de Joy Division y The Sound (qué injustamente olvidada está la banda del malogrado Adrian Borland), a los Pixies o Sonic Youth. La habilidad de Belako, su buen hacer en recoger unos parámetros en apariencia muy simples, fáciles de imitar, pero dotarles de personalidad dentro de lo descarnado de su sonido. Con una carencia absoluta de adornos gratuitos y complacientes, son capaces de menear con maestría los cambios de ritmo de los instrumentos, que son capaces de pasarse minutos repitiendo lo mismo para luego mutar. Juegan con las melodías para construir canciones que se clavan de un modo u otro, que ahora te atacan por la vía fácil o por la compleja, que aquí te acarician pero allí te sueltan una patada en la entrepierna. Si las letras tienen casi siempre una carga que se las traen, el modo en que son cantadas dan el toque definitivo a todo. Del susurro al berrido desquiciado sin saber de dónde te cae.

belako_promo2No hay canción que deje indiferente, que no esconda algo. Del magnético riff de Sea Of Confusion a la espeluznante Haunted House (dime dónde coño has estado), de la contundencia rítmica de False Step a la maravilla pop -y crítica- de Southern Sea, de la belleza retorcida de Molly And Pete al salvajismo contenido de Vandalism -a ver quién localiza el guiño breve pero evidente que esconde este tema-, de la gloriosa línea de bajo que vertebra la psicótica Stop Contradictions (brutal temazo), al sorprendente garajeo-siniestreo-punk, y encima euskaldún, de Zaldi Baltza, y finalmente, de la angustia amablemente camuflada en Monday al cuento de terror de Eurie.

Belako han hecho un disco que es un puñetazo. Ya sabíamos que mimbres tenían sobrados. Lo que hasta ahora era desconocido, y lo celebramos, es que alguien ha cogido el diamante y ha decidido enseñarnos su proceso de pulimentado, mostrando con evidencia lo que son, cuatro chavales muy jóvenes con unas ideas muy claras y mucha calidad, que deben avanzar, pero a los que se les está dejando que vayan mostrándose como son, sin los artificios que por desgracia interfieren hoy día una y otra vez en el producto para buscar el éxito fácil y rápido. No es el caso. Eurie es el muy notable resultado de una apuesta a la que hay que seguir el rastro. Bienvenida sea. ¡Aúpa Belako!

  • MR. P.

    Todavía tienen mucho camino por delante y tienen cosas que aprender, pero catalogar el disco como ‘un puñetazo’ es lo más acertado que he oído. Con sus fallos (tal vez la carencia de una narrativa a nivel de disco), Belako ha creado un proyecto contundente, sin amilanarse y reclamando el derecho a una violencia artística para responder a tiempos tan convulsos para jóvenes como ellos.

    • http://twitter.com/lebonloup Jorge L.E.

      Ah, claro, es que precisamente eso es lo que me encanta, que se palpa que están bien tiernos y que tienen la hostia de recorrido, y aún con todo mira la de cosas que decimos. Cojonudos, sin duda.

  • pikutara

    eN DOS PALABRAS iM PRESIONANTES!!!!! AURRERA!!!!

  • Pingback: Descubriendo #19 – Belako | [ATK]ivity

Viendo música


Archivo