Maravilloso. Glorioso. Eels

Publicado en 12 febrero 2013 por

eels_wonderful_glorious
NOTA
9,0

Eels

Wonderful, Glorious

Productor: E

Año: 2013

Gira de presentación de este disco en España:

  • 27/04/2013: Barcelona, Arteria Paral-lel (Festival BARTS). 25€, Entradas.
  • 28/04/2013: Madrid, La Riviera. 25€, Entradas.

He borrado y reescrito este texto ya tres veces. No sé cómo abordar la reseña del último disco de Eels, y me sorprende que la prensa especializada se lance con tanta facilidad y alegría a cubrirlo de adjetivos vacíos que demuestran cuán incapaces son de comprender o de transmitir algo relacionado con las composiciones del hombre que se hace llamar E. Todos los discos de Eels son complicados. No hay excepciones ni concesiones. La rasgada voz de E se te mete en la cabeza y te revuelve cada día una tripa diferente. Y lo hacen desde un aparente caos de sonidos, una masa informe que solo comprendes cuando estás metido hasta las cejas en ella. Cada nuevo disco de Eels es una piedra, un lastre que hay que arrastrar pero que, de manera inesperada, se vuelve necesario. Y lo que se siente al escucharlo tiene poco que ver con que E se haya recortado mucho o poco la barba.

eels01

Y es que sé que no hablo solamente de mi cuando hablo de la incomprensible universalidad de las composiciones de E. Sé que hay mucha gente de a pie a la que, en principio, esos complicados collages musicales, esa voz árida y desgarrada, esos giros inesperados, ese doloroso poso de melancolía que nos deja a veces, le producen la misma mezcla de admiración y fascinación que a mi. ¿Cómo un tío que compone discos tan complicados, tan duros de oír, es capaz de llegar a tanta gente por igual? La única explicación que le encuentro es la calidad y la empatía: que E sea un gran compositor, con una sensibilidad tan grande como su talento que le permite compartir sentimientos reales y universales a través de caminos inesperados.

Wonderful, Glorious no es una excepción en la trayectoria de Eels, que tienen la habilidad de marcar claramente las diferencias de un disco a otro, de hacer algo siempre ligeramente diferente; pero sin alejarse mucho de lo que se podría llamar su sonido o su estilo, si es que tales cosas existen. Las oleadas jazzeras son tal vez más acusadas en este Wonderful, Glorious, y ya se dejan seguir en ese temazo que abre el disco, Bombs Away, que tiene una letra tan clara, sencilla y directa, que te quedas repitiéndola un rato, no porque sea pegadiza, sino porque es sincera. La amalgama de sonidos se hace más densa en el siguiente tema, Kinda Fuzzy, que trae más rock y más desorden y, aún así, suena por la radio de vez en cuando.

Es más lógico que suene en las emisoras Peach Blossom, con el sonido marca de la casa de la marcadísima batería, la voz de E más recitando que cantando y un ritmo tan simple que se puede seguir dando golpecitos en el volante mientras se conduce. A partir de aquí vienen algunos temas muy propios de la trayectoria de Eels: On The Ropes, el clásico tema de sencilla y solitaria guitarra, con cierto sabor country; y The Turnaround, que se arrastra melancólicamente y en un primer momento parece un tema del montón, pareciendo que renuncia al rock y prácticamente a cualquier cosa en aras de crear una atmósfera de decadencia y humo; hasta que la tensión no puede contenerse más y la cosa estalla en un vago recuerdo que dramáticamente trae a la memoria algunos de los temas más oscuros del último disco de Tom Petty y que, de golpe, lo convierte en uno de los temas más destacados y desgarradores del disco.

Tal vez no tan sobresalientes son los temas que van desde este punto hasta True Original, que recuerda inmediatamente al Elizabeth On The Bathroom Floor que abría la obra maestra que era Electro-Shock Blues (1998) y en la que E vomitaba las lamentables condiciones en las que llegó a encontrarse su hermana antes de suicidarse. Puede que True Original no desprenda la abrumadora carga emocional que el tema mencionado, pero vuelve a ser un tema marca de la casa que quema un poco la piel sin necesidad de hacerse exageradamente real. No cabe duda de que el solo de guitarra de Open My Present la convertirá en uno de los temas más atractivos para la gira en la que Eels ya andan embarcados y en la que, gracias a Dios (y a los Reyes Magos, que se lo pedí en mi carta), visitará nuestro país en primavera.

eels02

Pero lo mejor se reserva para el final: el tema que da nombre al disco, Wonderful, Glorious, es sencillamente eso: maravilloso y glorioso. Aunque no sea la primera vez que tras una travesía dura, larga y bastante dolorosa, E nos regala nos regala un tema optimista y gamberro para quitarle un poco de hierro al asunto. Y el caso es que en esta ocasión lo consigue a la perfección, arrastrarte al estado de ánimo en el que quiere que estés, demostrándote que te tiene comiendo de su mano, una vez más, haciéndote sentir triste y abandonado del mundo a rodeado de vida y parte de un todo que, por un momento, parece tener sentido.

No, Wonderful, Glorious no es el mejor disco de Eels. Es, eso sí, de los mejores en una carrera que ya de por si no cuenta con un solo álbum malo. Y, sobre todo, nos lleva a alabar una vez más la extraordinaria calidad musical de su creador, su habilidad para compartir las emociones y plasmarlas de una forma tan universal y comprensible. Por todo eso, gracias Mr. E: estaremos esperándole ansiosos en su visita a La Riviera.

Viendo música


Archivo