The Raveonettes congelan el verano madrileño

Publicado en 07 junio 2011 por

 

Sharin Foo, la mitad femenina de The Raveonettes, durante la actuación del grupo en la Sala Heineken

Son daneses y les gusta hacer ruido. En sus últimos dos discos (Lust Lust Lust e In and out of control) parecían haber llevado su distorsionado sonido por sendas algo más melódicas y comerciales. Pero cualquier parecido con las bandas comerciales tradicionales es puro marketing. A este cuarteto del norte lo que le gusta es, en realidad, dejarse los brazos en las guitarras y las baterías. Y en eso son unos cracks.

Sune, la otra mitad de The Raveonettes

Sune, la otra mitad de The Raveonettes

Quienes fueron el pasado domingo a la Sala Heineken de Madrid con la esperanza de poder disfrutar de algunos de los temas más alegres y bailables de The Raveonettes (Bang!, Hallucinations o Last Dance, por ejemplo) se llevaron una gran desilusión. En efecto, los daneses se mantuvieron fieles a su estilo: fríos, ruidosos y adeptos de las vertientes rockeras más oscuras. Las limitadas condiciones sonoras de la Sala Heineken les jugaron unas cuantas malas pasadas (una pena que el micrófono de Sharin no parara de acoplarse durante Dirty Sound), pero el grupo supo salir adelante a golpe de calidad: si las voces no se oían todo lo claro que querían, tiraban de baterías y, si no, de guitarreo.

Sharin y Sune lidiando con uno de los numerosos problemas de sonido que surgieron durante su actuación

Afortunadamente, los problemas técnicos se fueron arreglando poco a poco para dar paso a un setlist (haz click aquí para escucharlo en Spotify) de elevada intensidad y reducida duración (la hora y diez minutos de rigor, ay madre, cuanto nos cuesta estirarnos…) en el que no faltó ni uno solo de los temas de su último disco, Raven in the Grave. La vitalidad del cantante y extraordinario guitarrista Sune Rose Wagner se mezclaron a la perfección con la tímida sensualidad de una Sharin Foo que no se despegó de su bajo (me encanta la gente que sale a tocar con los instrumentos cubiertos de cinta aislante) más que para cantar Forget that you’re young, el single con el que han dado a conocer su último disco, y que fue el único momento en el que esta belleza rockera se soltó por el escenario a bailar con algo parecido a una sonrisa en la cara. En el agradable contrapunto entre estas dos personalidades parece residir uno de los secretos de esta banda que, sin duda, sabe explotar esta baza en el directo.

En general, The Raveonettes nos ofrecieron un concierto para incondicionales, conocedores de su discografía y amantes del rock más oscuro. Dadas las condiciones de la sala, creo que no pudieron sonar mejor y la intensidad y el buen saber hacer con el que interpretaron sus temas, alcanzando unos niveles de ruido inimaginables para quien solamente ha escuchado sus álbumes de estudio, les hizo merecedores de sinceras ovaciones por parte de quienes allí nos encontrábamos. Esperemos poder volver a verles pronto.

  • http://lebonneloup.wordpress.com lebonneloup

    Pues nada. Pues eso. Que yo estaba allí. Ya`tá.

  • http://lebonneloup.wordpress.com lebonneloup

    Olvidaba el momento foto de la noche: cuando ese micrófono no servía para nada y usaron el mismo entre los dos.

    • http://thelostdreamer.wordpress.com The Lost Dreamer

      Un gran ejemplo de como un fallo de la sala puede dar lugar a un momento guay entre los artistas :-D

  • http://lebonneloup.wordpress.com lebonneloup

    Y sensacionales los dos pollitos nórdicos aporreando sendas baterías a la vez.

¿TE GUSTAMOS?

Archivo

HACEMOS bSides

Viendo música